Prótesis Ocular

Prótesis Ocular

Prótesis Ocular

Prótesis oculares:

¿Quiénes ameritan usar una prótesis?

Todos aquellos pacientes que por cualquier causa tengan un ojo sin potencial visual y no se sientan satisfechos con la apariencia del mismo, la cual no puede ser mejorada con el uso de un lente cosmético, pueden considerar el uso de una prótesis ocular, para mejorar su autoestima y poder llevar a cabo actividades cotidianas con una adecuada adaptación a la sociedad. Del mismo modo aquellos pacientes que presentan ausencia del globo ocular desde el nacimiento, o que producto de un traumatismo, infección grave o inflamación severa, han sido operadas para remover el globo ocular o remover su contenido, pueden beneficiarse del uso de una prótesis y así la seguridad en si mismos que les permite reinsertarse en la actividad social y campo laboral.

¿Qué pasos debe seguir un paciente para usar prótesis ocular?

En primer lugar, el paciente debe ser sometido a una evaluación oftalmológica y una prueba de tolerancia. Si el ojo atrófico o la cavidad anoftalmica (sin globo ocular presente) son aptos, se procede a realizar la toma de medidas, ya que cada prótesis se elabora de forma personalizada. Se realiza un molde tridimensional de la cavidad y se estudian las características del ojo contralateral con el fin de imitarlo y conseguir la mayor simetría posible. Posteriormente la prótesis es elaborada y adaptada al paciente, haciendo las modificaciones necesarias hasta obtener un resultado satisfactorio.

¿Qué seguimiento y mantenimiento de cumplir el usuario de una prótesis ocular?

Una vez adaptada la prótesis, debe evitarse la remoción frecuente de la misma serán indicadas gotas lubricantes y de limpieza y los controles oftalmológicos se irán distanciando a medida que se logre una adaptación óptima y se verifique el buen estado de la cavidad.

¿Qué resultado puede ofrecer una prótesis ocular?

La apariencia de una prótesis ocular depende de las características de la cavidad del paciente y de la función palpebral. Una prótesis debe lucir natural, y si la cavidad es adecuada, el objetivo es buscar la mayor simetría posible con respecto al ojo contralateral. La prótesis ocular tendrá movilidad, a menos que la cavidad esté contraída o cuando en una cirugía previa no se hayan preservado los músculos encargados de mover el ojo. El rango de movimiento es variable y aunque no abarca posiciones extremas de la mirada es suficientemente amplio para dar apariencia natural de movimiento durante una convervación.